Cancel Culture

Back in 2013, a woman who you might never have heard of – Justine Sacco – was about to board a plane for South Africa. Just before she did, she tweeted “Going to Africa. Hope I don’t get AIDS. Just kidding. I’m white!”. She boarded the plane, turned on airplane mode and enjoyed her flight. By the time she landed in South Africa, the entire world knew about her, she was universally condemned, and the hashtag #HasJustineLandedYet was trending on Twitter. Shortly after, she was fired.




Justine was “cancelled”. What does that mean? Merriam-Webster dictionary defines the act of “cancelling”, also referred to as “cancel culture”, as the removal "of support for public figures in response to their objectionable behaviour or opinions. This can include boycotts or refusal to promote their work."


What happened to Justine was a long time ago, however the “cancelling” trend has increased exponentially since then. It has had a mixed reception – some see it as providing an important chance to be heard (mostly through social media) that they didn’t have access to before. After all, it is what led to sex offenders such as Harvey Weinstein and Bill Cosby to be sent to prison, or racist actors such as Roseanne Barr to lose their TV shows.


However, there is a certain fear that cancel culture might go a bit too far and turn into the thought police instead. For example, Emmanuel Cafferty, a truck driver who appeared to be tricked into making an “okay” symbol by a driver he cut off at a traffic light, was fired after the video claimed that this was a deliberate use of the symbol as a white-power gesture. It wasn’t. However, the internet swiftly delivered its judgment and cancelled Cafferty without the right to appeal.


This kind of internet activism turns a lot to calling out, blaming and shaming. The question is whether it provides anything more than a short-term release of cathartic anger. Do these stories of punishment and excommunication provide a long-term benefit, when compared to stories of transformation? What if there is a chance that people can change? Look, for example, at the case of Niel Golightly, the former communications chief at Boeing, who had to step down because of a 33-year-old article arguing that women should not serve in the military. Did Niel still hold the same views? No, but cancelled he was nonetheless.


Some people believe that is much too harsh, that people should have a right to redemption, and we should lean towards more of a “counsel culture” than “cancel culture”. However, looking at the long-term trend, cancelling someone seems to only have a short-term impact for most. Yes, convicted criminals such as Weinstein will be in jail for a long time, but others – cancelled for lesser crimes – seem to bounce back quite swiftly. Our friend Justine Sacco?


She went on to work for a rival company and was rehired by her old company a few years later. Did she learn a lesson about not posting inappropriate tweets? Most likely yes. Was what happened to her the best approach when it comes to educating people about what is appropriate or not? We’ll leave that up to you to decide.


 

Cultura de la Cancelación


En 2013, una mujer de la que quizás nunca hayas oído hablar, Justine Sacco, estaba a punto de abordar un avión con destino a Sudáfrica. Justo antes de hacerlo, tuiteó «Yendo a África. Espero no contraer SIDA. Es una broma. ¡Soy blanca!». Abordó el avión, encendió el modo avión y disfrutó de su vuelo. Para cuando aterrizó en Sudáfrica, todo el mundo sabía de ella, fue condenada universalmente y el hashtag #HasJustineLandedYet fue tendencia en Twitter. Poco después, fue despedida.


Justine fue «cancelada». ¿Qué significa eso? El diccionario Merriam-Webster define el acto de «cancelar», también conocido como «cultura de la cancelación», como la eliminación «del apoyo a figuras públicas en respuesta a su comportamiento u opiniones objetables. Esto puede incluir boicots o la negativa a promover su trabajo.»


Lo que le pasó a Justine fue hace mucho tiempo, sin embargo, la tendencia de «cancelación» ha aumentado exponencialmente desde entonces. Ha tenido una recepción mixta: algunos lo ven como una oportunidad importante de ser escuchados (principalmente a través de las redes sociales) a la que no tenían acceso antes. Después de todo, es lo que llevó a delincuentes sexuales como Harvey Weinstein y Bill Cosby a ser enviados a prisión, o actores racistas como Roseanne Barr a perder sus programas de televisión.


Sin embargo, existe cierto temor de que cancelar la cultura vaya demasiado lejos y se convierta en la policía del pensamiento. Por ejemplo, Emmanuel Cafferty, un conductor de camión que parecía haber sido engañado para que hiciera un símbolo de "ok" por un conductor que cortó en un semáforo, fue despedido después de que el video afirmara que se trataba de un uso deliberado del símbolo como un gesto de fuerza blanca. No lo fue. Sin embargo, Internet pronunció su sentencia y canceló Cafferty sin derecho a apelar.


Este tipo de activismo en Internet se convierte mucho en gritar, culpar y avergonzar. La pregunta es si proporciona algo más que una liberación a corto plazo de la ira catártica. ¿Estas historias de castigo y excomunión proporcionan un beneficio a largo plazo, en comparación con las historias de transformación? ¿Qué pasa si existe la posibilidad de que la gente pueda cambiar? Mire, por ejemplo, el caso de Niel Golightly, exjefe de comunicaciones de Boeing, que tuvo que dimitir debido a un artículo de 33 años que sostenía que las mujeres no deberían servir en el ejército. ¿Niel seguía manteniendo las mismas opiniones? No, pero fue cancelado de todos modos.


Algunas personas creen que es demasiado severo, que las personas deberían tener derecho a la redención y que deberíamos inclinarnos hacia una «cultura del consejo» más que «una cultura de cancelación». Sin embargo, mirando la tendencia a largo plazo, cancelar a alguien parece tener un impacto a corto plazo para la mayoría. Sí, los criminales convictos como Weinstein estarán en la cárcel durante mucho tiempo, pero otros, cancelados por delitos menores, parecen recuperarse con bastante rapidez. ¿Nuestra amiga Justine Sacco? Pasó a trabajar para una empresa rival y fue recontratada por su antigua empresa unos años después. ¿Aprendió una lección sobre no publicar tweets inapropiados? Más probable es que sí. ¿Lo que le pasó a ella fue el mejor enfoque cuando se trata de educar a la gente sobre lo que es apropiado o no? Dejaremos que tú decidas.




107 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo